Saltar al contenido
meditacionbhavantu.com

Salud Emocional 馃挌馃挌馃挌

Salud Emocional

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas el término “salud emocional”? En nuestra cultura occidental, parece como si las discusiones sobre la salud emocional a menudo comienzan con estados negativos, como depresión, ansiedad, ira, miedo y trauma.

Pero la salud emocional es más que evitar o superar ansiedades y enfermedades mentales, se trata de crear y mantener una actitud saludable, elegir conscientemente tus respuestas a cualquier situación dada y expresar emociones de una manera apropiada.

Prácticas para la salud emocional:

  • Reconoce cómo tus pensamientos influyen en las emociones
  • Cultivar pensamientos positivos
  • Practicar la autocompasión

¿Cómo afectan los pensamientos y las emociones a la salud?

Tus pensamientos y emociones pueden afectar tu salud. Las emociones que se experimentan libremente y se expresan sin juicio ni apego tienden a fluir fluidamente sin afectar nuestra salud. Por otro lado, las emociones reprimidas (especialmente las temerosas o negativas) pueden zapear la energía mental, afectar negativamente el cuerpo, y conducir a problemas de salud..

Es importante reconocer nuestros pensamientos y emociones y ser conscientes del efecto que tienen, no sólo en los demás, sino también en nuestros cuerpos, comportamiento y relaciones.

Las emociones negativas mal administradas no son buenas para su salud

Actitudes negativas y sentimientos de impotencia y desesperanza pueden crear estrés crónico, que altera el equilibrio hormonal del cuerpo, agota las sustancias químicas del cerebro necesarias para la felicidad, y daña el sistema inmunológico. El estrés crónico puede disminuir nuestra vida útil. (La ciencia ha identificado ahora que el estrés acorta nuestros telómeros, las “tapas finales” de nuestras hebras de ADN, lo que nos hace envejecer más rápidamente.)

La ira mal administrada o reprimida (hostilidad) también está relacionada con una serie de condiciones de salud, como hipertensión (presión arterial alta), enfermedades cardovasculares, trastornos digestivos e infección.

La importancia de las emociones positivas

Se ha demostrado que las emociones positivas:

  1. Ampliar nuestra perspectiva del mundo (inspirando así más creatividad, asombro y opciones)
  2. Construir con el tiempo, creando resiliencia emocional duradera y florecimiento.

Superar nuestro sesgo de negatividad

Debido a que estamos conectados para defendernos de la amenaza y la pérdida en la vida, tendemos a priorizar lo malo sobre el bien. Si bien este es un mecanismo de supervivencia ordenado para alguien que necesita permanecer alerta en un ambiente peligroso, lo cierto es que para la mayoría de nosotros, este “sesgo de negatividad” es contraproducente.

Este “sesgo” significa que pasamos demasiado tiempo rumiando sobre las frustraciones menores que wyckhamporteous.org experimentamos (el mal tráfico o un desacuerdo con un ser querido) e ignoramos las muchas oportunidades que tenemos de experimentar asombro y gratitud durante todo el día.

Con el fin de compensar este sesgo de negatividad y experimentar un estado emocional armonioso, se ha estudiado que necesitamos experimentar tres emociones positivas por cada uno negativo. Esto, se puede hacer intencionalmente para aquellos de nosotros menos “conectados” a la positividad. Estas emociones positivas literalmente invierten los efectos físicos de la negatividad y acumulan recursos psicológicos que contribuyen a una vida floreciente.

El papel del perdón en la Salud Emocional

El perdón significa aceptar plenamente que ha ocurrido un evento negativo y renunciar a nuestros sentimientos negativos que rodean las circunstancias. El perdón nos ayuda a experimentar una mejor salud mental, emocional y física. Y se puede aprender,en poco tiempo, a:

  • Disminución en tus sentimientos de dolor
  • Reducción de la ira
  • Menos quejas físicas (por ejemplo, dolor, malestar gastrointestinal, mareos, etc.)

La práctica del Perdón también se ha relacionado con una mejor función inmune y una vida útil más larga. Otros estudios han demostrado que el perdón tiene algo más que un efecto metafórico en el corazón: en realidad puede bajar nuestra presión arterial y mejorar la salud cardiovascular también.

Los beneficios de la gratitud

En la relación entre alegría y gratitud. Reconociendo los buenos aspectos de la vida y dando gracias tienen un poderoso impacto en el bienestar emocional. En un estudio histórico, las personas a las que se les pidió contar sus bendiciones se sentían más felices, ejercían más, tenían menos quejas físicas y dormían mejor que aquellos que creaban listas de molestias.

Existe una relación entre alegría y gratitud, pero, No es la alegría lo que nos hace agradecidos, sino la gratitud lo que nos hace gozosos.

Las emociones positivas conducen a la resiliencia emocional

Las emociones positivas tienen un propósito científico: ayudar al cuerpo a recuperarse de los efectos adversos de las emociones negativas persistentes. Así que,cultivar la positividad con el tiempo, puede ayudarnos a ser más resistentes ante la crisis o el estrés.

La resiliencia emocional es como una banda de goma, no importa hasta qué punto una persona resiliente sea estirada o arrastrada por emociones negativas, él o ella tiene la capacidad de rebotar a su estado original.

Las personas resilientes son capaces de experimentar emociones difíciles como el dolor, la tristeza, la frustración y el dolor sin desmoronarse. Las personas resilientes no niegan el dolor o el sufrimiento que están experimentando; más bien, conservan una sensación de positividad que les ayuda a superar los efectos negativos de su situación. De hecho, algunas personas son capaces de mirar momentos difíciles con optimismo y esperanza, sabiendo que sus dificultades conducirán al crecimiento personal y a una perspectiva ampliada de la vida.

Expresar tus emociones ayuda a tu Salud Emocional

Muchas personas tienen miedo de expresar emociones fuertes porque temen perder el control. Este ejercicio puede ayudarte a ser dueño de tus emociones y a aprender a expresarlas de una manera segura y saludable.

  • Comienza por identificar lo que estás sintiendo en este momento.
  • Practica decir lo que sientes en voz alta, usando el lenguaje “yo”. Por ejemplo: me siento enojado, me siento triste, me siento asustado. Siente y obseva tus emociones.
  • Comienza expresando tus emociones cuando estás solo. Después de que te sientas más cómodo, practica con alguien con quien tengas una relación segura y de confianza.
  • Finalmente empezar a practicar en situaciones más difíciles. Recuerda no culpar a la otra persona y estar abierto a escuchar su experiencia. También puedes pedir comentarios a los demás.

Toma un respiro positivo

  • Inhala en un vientre suave, tomando luz, amor y energía curativa. Imagínate esto como claro, brillante o brillante. Siéntete cada vez más brillante a medida que te llenas de luz y alegría.
  • Exhala completamente, liberando cualquier estado o sentimiento negativo. Puedes imaginarlo como oscuridad o niebla. Si tienes ira, miedo o tristeza, exhala. Si tienes tensión, ansiedad o preocupación, suéltalos mientras exhalas.
  • Tómate unos minutos para hacer una meditación de relajación.